Mikel González: “En el trabajo de cantera,
el resultado no se ve desde el primer momento”

Consolidada ya en la élite del fútbol español, la Sociedad Deportiva Eibar es considerada por muchos una estructura sólida y ejemplar. Mikel González, el máximo responsable de su cantera, charla con Fútbol Entrena acerca del presente y sobre todo el futuro del club armero.

Tercer año en la élite y cada vez más consolidados como club. ¿Cómo se reparte el trabajo en el día a día del Eibar?

En el trabajo del día a día, Fernando Iturbe es el Coordinador de equipos internos y Metodología y yo el Director del fútbol base. Entre los dos coordinamos un poco toda la actividad con ayuda de bastantes personas. Tenemos, por ejemplo, un área de ‘Coaching’ en la que está Noelia San Emeterio. Un área específica para los porteros, coordinada por Jon Zabala. En la preparación física tenemos cuatro preparadores, más dos readaptadores para las diferentes categorías. Cinco fisioterapeutas. Además de todo esto, el médico del primer equipo también se implica a las tardes en temas de fútbol base y la nutricionista del primer equipo suele hacer algunas charlas y nos echa una mano también con la formación.

Imagino que se ha notado un gran cambio tras el ascenso del equipo a Primera división…

Sí, mucho. Es mi tercera temporada, yo llegué cuando el equipo ascendió a Primera división. El Director de la base entonces era Mikel Martija, que en ese momento pasa a ser Secretario Técnico del primer equipo. En aquellas fechas, muchas de estas áreas no existían como tales. No había Metodología como algo fijo, tampoco la misma dedicación al ‘coaching’ o a la nutrición, menos preparadores físicos… El filial, el CD Vitoria, que es uno de los equipos punteros ahora en Tercera, no existía tampoco como tal. Es la segunda temporada que tenemos un acuerdo y con buenos resultados. También el perfil de los técnicos ha variado.

¿Cómo compite un equipo desde la base con tres capitales de provincia y sobre todo dos canteras históricas como Athletic y Real Sociedad?

Es muy complicado, siendo realistas, que un chico nuestro que empieza desde la base pueda llegar al primer equipo. Normalmente, hasta ahora, el chico que ha destacado mucho, por lo general acaba en la Real Sociedad o el Athletic. Este pasado verano, dos chicos se marcharon al Athletic y uno a la Real. Aun así, es algo que está cambiando un poco. Hay chicos que ante diferentes ofertas han optado por quedarse en Eibar y también chicos que teniendo otras ofertas han preferido venir aquí. Creo que están viendo que el Eibar está creciendo, que a nivel de técnicos y de metodología está muy bien, que ahora tienen un filial que antes no existía… ven que chicos del filial están debutando arriba. Ha cambiado todo bastante y en el trabajo de cantera el resultado no se ve desde el primer momento. Si uno cambia la estructura, invierte y mejora, no es inmediato pero desde hace dos tres años se nota que la calidad de jugadores y entrenadores ha mejorado. Ha mejorado muchísimo.

¿Existe algún tipo de acuerdo o relación con ellos que pueda beneficiar también al Eibar para ir progresando rodeado de tantas dificultades?

Es complicado en Vizcaya porque son muchos los clubes que tienen convenio con el Athletic. En Guipuzcoa actualmente nosotros tenemos un convenio que viene de hace ya tiempo atrás con la Real. No es fácil, porque si el chico está retenido federativamente, hay que convencer al jugador. Este año, por ejemplo, para el Juvenil de División de Honor y para el Vitoria, todos los chicos que hemos querido traer los hemos traido. Siendo insistentes, llegando antes que nadie y haciendo las cosas bien se pueden conseguir cosas.

Los encargados de la captación se ponen manos a la obra en búsqueda de nuevos chicos. ¿Qué perfil de jugador busca el Eibar?

La identidad del club está bastante marcada aunque todo tiene matices. En una comarca relativamente pequeña como la nuestra hay que adaptarse a todo, pero nos gusta darle mucha importancia a que los partidos tengan mucho ritmo con y sin balón. Que los jugadores ejecuten técnicamente bien, que las transiciones de defensa-ataque y viceversa las dominen bien. Chicos que sean ganadores de duelos, intensos, y tampoco tienen por qué medir 1’85 para ser válidos. Nos gusta que entiendan el juego y por supuesto que sean chicos trabajadores, buenos compañeros y buenos chicos.

El club sigue creciendo y de su mano el fútbol base. ¿Qué margen de mejora tiene una ciudad pequeña como la armera?

Yo creo que el objetivo fundamental del club, en el que se está trabajando, y donde verdaderamente se puede dar un paso adelante, es la creación de la Ciudad Deportiva. Actualmente entrenamos en instalaciones municipales, compartidas con más equipos y eso te limita. Los equipos solamente pueden entrenar una hora al día y tenemos que suplir eso creando, por ejemplo, entrenamientos conjuntos entre algunos equipos. En ese sentido, gran parte del crecimiento del club pasa por ese proyecto de la Ciudad Deportiva. Es algo que está en marcha, se están mirando terrenos, y a partir de ahí el giro de la cantera sería enorme.

Si no es sencillo captar jugadores, imagino que tampoco encontrar entrenadores de primer nivel. ¿Qué perfil se busca en ese caso?

Los entrenadores que tenemos son todos de la zona de Bilbao, Eibar, Donosti… de un radio de unos cuarenta kilómetros. Es gente en su mayoría muy joven, de entre 25 y 35 años. El perfil casi siempre es el de gente con muchas ganas de aprender, gente que mete muchísimas horas en el club y en ese sentido creo que es de las cosas que más hemos mejorado. En el organigrama. Muchas veces no es un perfil muy contrastado ni son gente con muchos años de experiencia pero tampoco lo buscamos. Interesa gente joven, con una metodología muy clara y que se adapta muy rápido a lo que pedimos. En ese aspecto estamos encantados.

Hace unas semanas, Sergio Navarro, responsable del fútbol base del Villarreal, nos comentaba su apuesta por un perfil joven con ganas de mejorar y aprender. Imagino que su idea va ligada también a este concepto.

Totalmente de acuerdo. De hecho nosotros mismos, Iturbe y yo, tenemos veintisiete y veintinueve años. En general en el club trabaja gente muy joven. El secretario técnico Mikel Martija también tiene veintinueve años y los entrenadores más o menos se mueven todos en esa franja. Realizamos talleres internos de formación y son gente que lo acoge todo muy bien, gente con muy poco ego y que se adapta a todo. Creo que es un perfil que, por supuesto con la formación y con las capacidades adecuadas, puede ser un perfil buenísimo para aportar mucho en nuestra estructura.

¿Existe en la base cierto miedo porque el primer equipo pueda descender?

Siempre existe un poco ese miedo, pero la realidad es que el presupuesto del fútbol base tampoco depende demasiado del primer equipo. Si el primer equipo sigue como hasta ahora eso siempre ayuda. A la hora de poder hacer la Ciudad Deportiva si sería importante, pero tampoco hay una variación muy grande en la base respecto a cuando estábamos en Segunda. Yo creo que miedo no debe haber. El club durante estos años ha generado también unos beneficios importantes y está creciendo. La idea es mantener la actual estructura a pesar de que se pueda jugar en Segunda en un determinado momento. En ese sentido nosotros trabajamos tranquilos.

Un objetivo para los próximos años.

La clave es lo ya mencionado. Tener una Ciudad Deportiva nuestra, propia. Ese debe ser el sueño y el objetivo y esperemos que pronto se haga realidad. Ver a todos nuestros chicos y técnicos en nuestra casa. Después, por supuesto, que chicos que han empezado desde abajo vayan llegando lo más arriba posible. Sería algo soñado por todos.

Autor: Javier López Leoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *