López Vallejo: “Los clubes son cada vez más conscientes de que tienen una responsabilidad con el fútbol base”

Con una amplia trayectoria como jugador y con formación en Psicología aplicada al deporte, Javier López Vallejo se sumaba este pasado verano a la aventura del Deportivo Alavés en Primera como parte de su cuerpo técnico. Conocedor del deporte desde distintos ángulos, el ex guardameta navarro charla con Fútbol Entrena sobre el fútbol y todo lo que le rodea.

Javier López Vallejo – deportivoalaves.com

Portero, psicólogo, formador de chavales y ahora entrenador de porteros en un equipo de Primera. ¿Cómo se afronta este reto en un cuerpo técnico de primer nivel?

Yo soy el entrenador de porteros, preparo los entrenamientos de los porteros y además todos nos involucramos en las tareas del equipo. El entrenador tiene muchos frentes, y de una manera u otra, intentamos ayudar para filtrar la información. Nos encargamos del visionado de equipos a los que nos vamos a enfrentar. Cada uno atiende una serie de equipos y también intentamos involucrarnos bastante en la gestión grupal, ver qué necesidades tienen los jugadores e intentar ayudar en cada uno de los casos.

¿Hay tanta diferencia entre el fútbol actual y el de hace aproximadamente veinte años?

He notado muchísimos cambios. Un vestuario, y no puede ser de otra forma, refleja la sociedad en la que vivimos. La sociedad ha cambiado muchísimo y muy poco tiene que ver con lo que yo vivía hace veinte años cuando tenía, precisamente, los veinte años que tienen algunos de los jugadores ahora. Hay circunstancias que han cambiado que hacen también que la gestión grupal sea diferente. No sabría decir si más o menos difícil, pero desde luego distinta. Antes era mucho más normal que por lo menos cuatro o cinco jugadores del equipo tuvieran una cierta experiencia y llevaran varios años en ese mismo club. Ahora todo es complicado. El jugador más veterano en nuestro equipo está en su tercer año, y solo hay uno en ese caso. Fueron dieciocho fichajes nuevos, los jugadores cambian de equipo de una manera muchísimo más rápida. Crear un equipo con un sentimiento de pertenencia, conseguir que la gente se comprometa, que tenga objetivos comunes, es más complicado en un tiempo más corto. Sobre todo cuando se necesita un rendimiento inmediato.

Muchos fichajes y sobre todo mucha gente joven con no demasiada experiencia pero sí con ganas de demostrar su valía.

Sí, en ningún caso todo es positivo o negativo. Son gente joven, con ambición, que quiere demostrar que vale. En muchos casos puedes acceder a ellos de manera más sencilla y en ese sentido es muy positivo. Muchos son chicos que no tenían ninguna experiencia en Primera división y tienen un proceso de adaptación que tienes que aceptar. Eso supone que en algún momento el rendimiento puede verse disminuido en favor de esa adaptación a una nueva categoría o a un ritmo distinto. Aun así, realmente, creo que nos ha salido bastante bien. Los chicos están rindiendo a un nivel muy alto y de una manera muy sostenida. Llevamos ocho meses de competición y el equipo sigue transmitiendo buenas sensaciones.

¿Cómo mezcla un cuerpo técnico a tantos fichajes para que compitan juntos sin tiempo casi para conocerse?

Todo ocurre a contrarreloj. En los primeros meses, los conceptos tácticos en los entrenamientos ocupaban mucho más espacio que otro tipo de ejercicios. Cada entrenador tiene una idea de juego muy diferente y coordinar que jugadores que no han jugado juntos nunca asimilen conceptos diferentes de un entrenador nuevo no es sencillo. Crear automatismos de la nada es complicado y se crean desde la repetición. Intentamos repetir muchas veces muchas cosas para que ellos pudieran asimilarlas y comprometerse con esa idea. Comprometerse, por mucho empeño que pongas, es una elección del jugador, y necesitas trabajo previo y conseguir llegar a ellos.

En el día a día de un cuerpo técnico de Primera, ¿queda tiempo para fijarse también en la cantera?

Nuestra labor primordial sin duda es el primer equipo, pero está claro que hay un filial que está ahí. Desde la pretemporada, por el simple hecho de que no había muchos jugadores profesionales, tiramos en su momento de ese filial y hubo ocho, nueve chavales que estuvieron con nosotros prácticamente toda la pretemporada. A lo largo de todo el año hacemos un seguimiento de los jugadores, de cómo evolucionan. Obviamente hay un seguimiento constante.

Pasando al aspecto más personal, y tras una larga etapa en otras tareas, ¿había ganas de volver al fútbol de élite?

Yo no era una cosa que estuviera buscando activamente, esa es la realidad. El fútbol me gusta mucho, he estado estos últimos años más centrado en labores de formación, y seguramente es porque estudié Psicología y todo tipo de formación me atrae mucho. He estado más cercano a la formación de jóvenes y, por circunstancias de la vida, por amistades, como surgen muchas cosas, surgió la posibilidad y ha sido un regalo para mí.

López Vallejo, con el resto del cuerpo técnico del Alavés.

En su casa, en Pamplona, ha trabajado en la formación de los chavales de Osasuna. ¿Se debe insistir cada vez más en la formación de los más jóvenes?

Sin duda. Cada vez más, los clubes se están dando cuenta de que tienen una responsabilidad con el fútbol base importante. Sobre todo en equipos que se nutren mucho de la cantera. Equipos que sobreviven a base de sacar jugadores desde la base y poder venderlos y reinvertir ese dinero de nuevo en la cantera. Ya no es solo que salgan jugadores por proceso natural, hay que invertir tanto recursos materiales como humanos, no solo en los propios jugadores sino en lo que les rodea.

¿Hay mucho margen para la mejora?

La experiencia que yo he tenido en Osasuna es que hay que hacer una apuesta por el fútbol base pero una apuesta verdadera. Siempre vendemos que Osasuna es cantera, Tajonar, pero realmente sobre el papel tampoco vi una apuesta por la base en cuanto a recursos, en cuanto a implicación. Eso no lo vi. Al final, la ocupación principal, que no deja de ser lógico, es el primer equipo, donde se generan ingresos. Aun así, hay otros quipos, otros clubes, por ejemplo el Villarreal, el Athletic, el Sevilla, la Real, donde sí que de verdad la inversión en el fútbol base es muchísimo mayor. No solo en dinero. En preocuparse, en destinar otros recursos, en apertura de mente para evolucionar, en nuevas tecnologías… muchas veces en Osasuna se ha seguido con aquello de “en el fútbol está todo inventado” y en el fútbol, como en todo, no hay más que salir fuera para ver cómo funciona lo demás. Te das cuenta de todo el margen que hay para mejorar.

Seguramente en equipos como Real Madrid o Barcelona sea todavía más complicado gestionar las expectativas…

De equipos mucho más grandes no puedo hablar, porque al final no he podido ver cómo se funciona en un Barcelona o Real Madrid en categorías inferiores ni en el primer equipo. Sí que creo que se pueden conseguir estructuras como la del Villarreal, con una dirección sencilla pero donde hay por ejemplo una residencia con ciento cincuenta chavales.

Le vuelve a tocar colocarse los guantes. ¿Han cambiado también los métodos de entrenamiento en estas dos décadas?

Si viéramos entrenamientos de hace quince años y de ahora, veríamos la evolución que ha habido tan grande. En lo táctico, en lo técnico, en lo físico… También es cierto que desde el punto de vista de la psicología estás trabajando con personas. Con chavales que tienen una personalidad todavía sin definir en algunos casos, donde por ejemplo hay muchas más familias desestructuradas, donde hay muchos más divorcios durante la infancia, donde muchos chavales han tenido unas circunstancias distintas. Algunos de ellos también han tenido una presión que soportar.

Como profesional, un reto casi inmejorable.

Para mí está siendo un aprendizaje diario. Nunca había trabajado con un cuerpo técnico estando dentro en un equipo profesional. Siempre lo había visto desde la visión del jugador, y lo cierto es que tengo una sensación de que es un cuerpo técnico bien avenido. Sabemos trabajar en equipo. Hay un líder, que es Mauricio, que tiene una forma de llevar el cuerpo técnico muy buena. Sabe delegar, sabe planificar muy bien con cada uno, sabe escuchar, y yo particularmente me siento valorado, escuchado y me siento útil. Esa es mi percepción.

A pesar de la buena temporada, con el ritmo trepidante de la competición, ¿hay tiempo para pararse a pensar y planear algo para el futuro?

Nada. El fútbol es absolutamente de extremos. Ahora mismo vas muy bien y pierdes cuatro partidos seguidos y te pueden echar sin ningún problema. A veces me hace gracia cuando llega un entrenador a un club y le presentan y se habla de proyecto… la palabra proyecto es algo curioso en un entrenador de alto rendimiento… El rendimiento tiene que ser inmediato. En el momento en el que estás en una situación complicada, aunque sean tres o cuatro partidos, no te aguantan.

La cantera y la Primera división. Dos formas imagino opuestas de afrontar el mismo deporte…

No tiene nada que ver. Con los jóvenes todo se ve desde una perspectiva mucho más longitudinal, donde piensas en un trabajo a medio y largo plazo, donde no vas a contrarreloj. Todo eso te da más margen para dejar a un lado el resultado e ir más allá.

¿Puede durar muchos años esta aventura en el fútbol profesional?

Yo lo estoy disfrutando mucho. El día a día lo disfruto mucho. A mí, todo lo relacionado con la psicología y con la gestión grupal, todo este tipo de temas me gusta mucho, y como en cierta manera hacemos bastantes cosas, yo sigo aprendiendo. Durante ese transcurso, lo estoy disfrutando mucho. Lo que venga… no tengo ni idea. Para otra aventura como ésta por supuesto estaría encantado pero nunca sabes. Mientras siga teniendo esa sensación de que estoy mejorando, de que estoy aprendiendo cosas, de que lo disfruto, yo encantado.

Será complicado encontrarle en algo no relacionado con el deporte…

Realmente, tras veinte años de profesional, y con la formación académica que tengo relacionada con el mundo del deporte, es complicado verme en algo distinto. Creo que mi valor añadido siempre va a estar relacionado con el deporte. La experiencia práctica y lo que pueda aportar irá ligado a esa faceta deportiva.

Texto: Javier López Leoz

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *